Semana de acción Global contra la deuda (II)

Desde Argentina hasta Grecia, organizaciones de todo el mundo nos levantamos una vez más contra la deuda

Semana de acción Global contra la deuda, los fondos buitre y las Instituciones Financieras Internacionales (IFI), 8-15 Octubre 2014

1939721_381623058619577_807206915_nEste 2014 vuelven a sobrar los motivos para luchar contra la deuda. En Argentina reviven los miedos del 2001 con un nuevo ataque de los fondos buitre, en Europa el BCE se dedica a rescatar bancos en vez de Estados, mientras que la Comisión Europea está enfrascada en las negociaciones del TTIP y en Grecia vuelven a emitir deuda pública después de una operación diseñada a medida por los grandes lobbys financieros europeos. En el Estado español la deuda pública alcanza casi el 100% del PIB mientras el gobierno sigue con sus mentiras de recuperación. Y aquí, más cerca, vemos como Kutxabank es privatizada, el ayuntamiento de Bilbao esconde su deuda a través de Ría 2000 y municipios más pequeños como Orduña o Karrantza no pueden ofrecer servicios básicos debido a su alto endeudamiento.

El ejemplo de Argentina, que después de la crisis del 2001 vuelve a estar presa de una serie de fondos de cobertura conocidos como “fondos buitre”, tiene que servirnos de ejemplo para convencernos de que la lucha contra la deuda es un paso esencial para recuperar la soberanía. Estos fondos, aprovechándose de las crisis de deuda pública de algunos Estados, compran deudas a precios de descuento en el mercado secundario y demandan a los deudores por la cantidad inicial a la que añaden intereses, penalizaciones y gastos legales. En el caso concreto de Argentina, NML y Aurelius Capital han conseguido que los tribunales de Nueva York les reconozcan el derecho a demandar 1.33billones de dólares a Argentina, es decir, un valor añadido de 1600% respecto a lo que dejaron de cobrar después de la crisis del 2001.
Pero los fondos buitre que atacan Argentina o Grecia son solo la punta del iceberg de un sistema financiero con consecuencias desastrosas. Como dice Lapavitsas, “la presencia de las finanzas en las economías capitalistas contemporáneas es extraordinaria por su magnitud, penetración e influencia sobre la política”. Esta influencia ha generado en las últimas décadas un aumento de la desigualdad, permitiendo una transferencia directa de riqueza desde las familias a los acreedores y generando una expropiación financiera de grandes capas de la población por parte de las grandes empresas e instituciones financieras. Además, este proceso ha sido impulsado, a su turno, por los Estados y las Instituciones Financieras Internacionales, que no han hecho nada para impedir que se realizaran actividades financieras cada vez más peligrosas y con mayor riesgo de desembocar en crisis y han garantizado la solvencia de los bancos privados rescatándolos cuando ha sido necesario.

La gestión de la crisis en Europa y Estados Unidos muestra perfectamente como se priorizan los intereses financieros por encima de las personas, generando empobrecimiento, pérdida de derechos económicos, sociales y culturales y atacando los principios más básicos de la democracia. Además, los recortes en servicios sociales, las privatizaciones y la liberalización financiera siempre afectan en mayor grado a los sectores de la población más vulnerables, como las mujeres y los inmigrantes, negándoles el acceso a servicios básicos como la sanidad y empujando a las mujeres a volver al hogar, para cubrir las necesidades de cuidados que el Estado ya no garantiza.

Pero estos ataques del poder financiero no son nuevos. Como ya denunció Sankara, presidente de Burkina Faso en los 80s, el FMI y el Banco Mundial siguen reclamando el pago de deudas odiosas, ilegales e ilegítimas, imponiendo medidas de austeridad, violando los derechos humanos y creando pobreza. Es por esto que, una vez más, organizaciones de todo el mundo nos sumamos a la Semana de acción global contra la deuda, para conmemorar el asesinato de Sankara y reclamar Auditorias Ciudadanas de la Deuda para identificar y cancelar toda deuda odiosa, ilegal o ilegítima y así desmontar una arquitectura global que pone a los intereses de los acreedores por encima de las personas y el planeta.

Frente a la ilegitimidad de la deuda pública –que ha sido contraída rescatando bancos, comprando armas, construyendo infraestructuras que destruyen el territorio como el AHT-TAV o promoviendo proyectos insostenibles como el Fracking–, auditar la deuda es una forma de demostrar su ilegitimidad y sumar argumentos para el impago. No es la primera vez que movimientos sociales reclaman una auditoría ciudadana de la deuda, en otros países se han promovido estrategias similares, como es el caso de la auditoría pública en Ecuador o las auditorias ciudadanas de Brasil y Filipinas. En todos ellos, los movimientos sociales han luchado para conseguir más transparencia, para conocer el origen de la deuda, sus responsables y sus impactos y, de esta forma, poder construir modelos alternativos al endeudamiento.

En este sentido, desde la Plataforma Auditoría Ciudadana de la Deuda seguiremos luchando para conseguir una mayor transparencia de las administraciones públicas, una mayor participación de la ciudadanía en las decisiones económicas y para rechazar el pago de las deudas ilegítimas que en estos momentos pasan por encima de los derechos de las personas.

Por último, en nuestro empeño para construir modelos económicos alternativos, que pongan a las personas en el centro y no a las grandes empresas, también nos unimos a las luchas contra el Tratado Transatlántico de Comercio e Inversiones (TTIP), el Acuerdo Económico y Comercial Global (CETA) y el Acuerdo sobre el Comercio de Servicios (TISA), entendiendo que la puesta en marcha de nuevas áreas de libre comercio significa un paso más en la pérdida de soberanía de la ciudadanía de todos los Estados implicados. Estos tratados son un ejemplo más de la total opacidad de las decisiones económicas, además de ser un claro ejemplo de como las instituciones públicas se ponen al servicio de los intereses de las grandes empresas transnacionales, dándoles cada vez más garantías a sus negocios al mismo tiempo que les eliminan las pocas trabas que quedaban para proteger a las personas. Este tipo de tratados suponen además, por lo que hace a la deuda, una mayor vulnerabilidad de los Estados frente a los fondos de inversión, que podrán denunciarles en tribunales privados, además de atarles más de manos en las políticas económicas .

.

(1) Lapavitsas, Costas (2014) “State and finance in financialised capitalism” Centre for Labour and Social Studies (Class) 

(2 ) Para más información ver: http://jubileedebt.org.uk/reports-briefings/briefing/ttip-stop-corporate-carve

Semana de acción global contra la Deuda

Semana Deuda 2014

Charla / Hitzaldia

Hitzaldia/Charla:

“FUTBOL PROFESIONALAREN ZORRA” (iruzur fiskala – zorrak – dirulaguntzak – eraikuntza pilotakadak)

“LA DEUDA DEL FUTBOL PROFESIONAL: fraude fiscal, deudas, subvenciones, pelotazos urbanisticos “

Hizlariak: Diego Rea (Sindicato Tecnicos Hacienda (GESTHA),  Javier Olaverri (Abokatua)

.

Antolatzailea:  http://auditdeuda.wordpress.com

La deuda es un mecanismo diseñado para robar a toda la población

 

(Entrevista publicada el día 18/05/2014 en el diario Público)

Pablo Martínez, activista de la Plataforma Auditoria Ciudadana de la Deuda, tiene como objetivo concienciar a la sociedad de su poder para que entienda que “el no pago de la deuda es tan necesario como posible”

.

1400407606169pmartinez-fotogalc4Cuentan ya con un “gran número de nodos en Madrid, Cataluña, Cuenca, Galicia, Alicante, Asturias, Zaragoza, Huesca y Logroño”, entre otros. La Plataforma Auditoria Ciudadana de la Deuda (PACD) conformada por ciudadanos sin distinción surgió en 2011 como consecuencia de las jornadas ‘Viviendo en deudocracia’, durante la eclosión del 15-M; cada dos semanas organizan comisiones y grupos de trabajo para decidir las prioridades y líneas de acción. Pablo Martínez, uno de los tantos comprometidos activistas asegura que la plataforma tiene como objetivo “hacer a la población consciente de su poder para que se entienda que el no pago de la deuda es tan necesario como posible”. Leer más de esta entrada

Medio millón de personas con control sobre las cuentas municipales

  • Más de medio millón de personas ya tiene acceso a la participación real en su municipio
 
  • Los OCM: órganos de control ciudadanos de los ayuntamientos
 
 

 

Después de dos años de trabajo, la PACD pasa el testigo de su línea municipal a la ciudadanía. Os presentamos los Observatorios Ciudadanos Municipales (OCM), un proyecto que quiere luchar contra la opacidad para fomentar la participación desde nuestras administraciones más cercanas: los ayuntamientos. ¡Hagámoslos accesibles y participativos desde abajo! Y os lanzamos la propuesta ya con cinco observatorios en marcha que permiten la participación real a más de medio millón de personas en Burgos, Terrassa, Girona, Castelldefels y Moià. Y no serán los únicos, ya hay grupos en municipios diversos formándose y preparando sus webs para sus vecinos y vecinas.

La propuesta de los OCMs son una propuesta de Auditoría Ciudadana Municipal que potencia el control desde las bases. La suma de nuestras consultas en un municipio es una parte del proceso de auditoría, ya que nos hace percibir qué es importante para nosotras en nuestro municipio. ¡Un equipo de gobierno municipal no sabe mejor que nosotras qué es lo que nuestro pueblo o ciudad necesita! Sin embargo, existen pocos ayuntamientos que ofrezcan vías reales de participación como las que la ciudadanía requiere.

Todas sabemos ya que nuestros ayuntamientos son opacos, no hace falta que recurramos a los rankings internacionales que nos lo  confirman. No entendemos que nos ofrezcan menos información que la que tenemos en un tiquet de la compra. Y creemos que no debemos permitirlo: Es nuestra obligación conseguir que se abran las cuentas municipales, y para ello, la presión popular es efectiva.

Os animamos a crear o impulsar vuestro propio OCM, un espacio abierto, organizado y autogestionado que trabaje en red con el resto para conseguir un mayor control de las cuentas municipales que, a día de hoy, sólo nos ofrecen instituciones poco efectivas como los tribunales de cuentas o los defensores del pueblo. La herramienta, con proyección internacional, está disponible en diferentes idiomas para que cualquier municipio del mundo pueda hacer uso de ella. Y lo hacemos en código libre, porque de verdad creemos en la cultura de la transparencia y en el valor que tiene que compartamos la información.

Si queremos luchar contra la corrupción, incidir en el presupuesto de las administraciones y que nuestra participación no se limite a votar cada cuatro años… ¿Qué mejor lugar que el municipio para aprender y poder pasar a mayores?

El cambio, nuestro futuro, está a la vuelta de la esquina.

La transparencia empieza en la calle: ¡Muévelo!

La anulación de la mayor parte de la deuda pública es una cuestión crucial

Grecia

10 de mayo por Greek Debt Audit Campaign

Resolución adoptada en Atenas el 7 de mayo de 2014.

La crisis de la deuda que estalló en 2010 fue el mejor pretexto para suprimir las conquistas sociales de los trabajadores y en general del pueblo griego, y para transformar el país en un Estado neocolonial, sometido a los acreedores. La explosión del desempleo, que llega a un 27 %, la reducción de los salarios y las pensiones (en un 40 % de media), el aumento de los casos de suicidio (son más de 6.000 los contabilizados), y la emigración masiva de los jóvenes confirman el desastre social. El gobierno y los acreedores están obligando al 99 % de la población a pagar esta crisis. Los sucesivos gobiernos griegos y los acreedores internacionales — ya sean del sector privado como bancos y fondos de pensiones, como de las instituciones internacionales: FMI, UE y BCE— son totalmente responsables de la situación. Situación que aprovecharon para garantizar sus propios beneficios al provocar el aumento de la deuda pública (175 % del PIB en 2014) y el déficit presupuestario (12,7 % del PIB).

Las discusiones emprendidas el 5 de mayo de 2014 en el seno de la zona euro no auguran nada bueno. Las llevan a cabo los mismos actores de siempre, cuyas recientes manipulaciones, como el plan de reestructuración de la deuda con la participación del sector privado en febrero de 2012 y la recompra de la deuda en noviembre de 2012, condujeron al agravamiento de la crisis.Sus intereses son diametralmente opuestos a los de la sociedad griega.

La única vía de solución es la creación de un comité de auditoría independiente, susceptible de conducir a la anulación de la mayor parte de la deuda -comenzando por la deuda contraída con la Troika, que representa en este momento más de dos tercios de la deuda total- y trabajando al servicio de un Estado soberano, fuera del marco impuesto por los acreedores, apoyándose en todas las experiencias internacionales de anulación de deudas (Ecuador, Rusia, Islandia, etc.)

La anulación de la mayor parte de la deuda pública es imprescindible para asegurar un mejoramiento en las condiciones de vida de los trabajadores y del conjunto de la sociedad. Esto se debe hacer mediante políticas sociales que favorezcan la educación, la sanidad, la cultura, etc. y con un aumento de los salarios y las pensiones. Dicha anulación puede fundamentarse en algunas cláusulas del derecho internacional relativas a la deuda odiosa, al estado de necesidad, a la crisis humanitaria, y otras. Pero para ello se necesita voluntad política.

La Iniciativa por un Comité de Auditoría Independiente multiplicará sus acciones para acabar con todos los tejemanejes de los acreedores, cuyos objetivos sean legar el peso de la deuda a las futuras generaciones —-por ejemplo, mediante el alargamiento del plazo de devolución—- y para que, finalmente, la cuestión de la anulación de la deuda sea un asunto del pueblo griego.

Traducción al francés de Panos Angelopoulos y al castellano de Griselda.

Charla sobre la Deuda en Romo

Por Julia Martí
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.