Guía para entender la crisis fiscal de EE. UU.

La economía de Estados Unidos vuelve a jugar con fuego. Mañana jueves 17 de octubre el Tesoro norteamericano alcanza la cantidad máxima de deuda que puede emitir: 16,699 billones de dólares . A partir de entonces, necesita que el Congreso eleve dicho límite para poder realizar sus pagos. Para ello, los republicanos, que son mayoría en la Cámara de Representantes, piden a Obama que anuncie recortes que rebajen el déficit y alivien la deuda, que ya se acerca al 100% del PIB. El presidente ha afirmado en varias ocasiones que no está dispuesto a negociar bajo amenaza de “default” . Aún así, los representantes de ambas partes llevan acercando sus posiciones desde el pasado jueves y admitieron ayer progresos importantes, lo que deja intuir que la situación se desbloqueará a tiempo: el acuerdo está cerca. Si no es así, el Tesoro no podría pagar sus facturas, lo que tendría consecuencias negativas en los mercados internacionales y en la economía mundial.  

   ¿Qué es el techo de deuda? Es el límite legal de endeudamiento que tiene el Gobierno de EE.UU. para cumplir con sus obligaciones financieras. Es decir, la cantidad máxima que puede pedir prestada en los mercados. Esta capacidad está limitada por ley y es el Congreso quien tiene el poder de autorizar que se eleve dicho límite. Siempre que el presupuesto federal sea deficitario −es decir, que sus ingresos sean inferiores a sus gastos− el Gobierno tiene que afrontar el pago de esa diferencia con financiación a través de emisión de deuda. Este techo se refiere tanto a la deuda que el país debe a inversores externos como aquella a favor de sus propios organismos, como la Seguridad Social. EE.UU. alcanzó este límite el pasado 20 de mayo y desde entonces el Tesoro ha tomado una serie de “medidas extraordinarias” que, según su secretario Jack Lew , se acabarán el jueves 17 de octubre. Es la fecha clave, cuando dejará de poder pagar sus facturas. Leer más de esta entrada

Todas las crisis de deuda terminan en alguna forma de impago

Entrevista con Bibiana Medialdea: “¿Cerramos las urgencias sanitarias en los pueblos para seguir pagando los intereses de deuda pública a los bancos? Una auditoría ciudadana debería responder a preguntas así”

Foto: Attac

Foto: Attac

La economista Bibiana Medialdea ha coordinado el libro  Qué hacemos con la deuda, una obra colectiva que analiza la actual crisis de deuda española. En esta entrevista repasamos algunos asuntos sobre los que profundiza el libro: cómo se originó el sobreendeudamiento (público y privado), quiénes son los acreedores, y sobre todo, qué hacer ante un problema que estrangula la economía y nos deja en manos de los acreedores y la troika. Medialdea y el resto de autores (Ignacio Álvarez, Iolanda Fresnillo, Juan Laborda y Oscar Ugarteche) asumen que la deuda es impagable y conducirá a una quita, por lo que el debate no es pagar o no pagar, sino quién soporta el coste de su reestructuración, y cómo lograr que esta se haga mediante una decisión democrática. Hablamos con ella de la propuesta de una auditoría ciudadana, y de las experiencias en otros países que también sufrieron crisis de deuda.

¿En qué momento la crisis española se convirtió en una crisis de deuda?

La economía española basó su supuesta “época dorada” en un incremento insostenible del endeudamiento, sobre todo contraído por empresas de los sectores constructor/inmobiliario y financiero. Desde esta perspectiva, la crisis de sobreendeudamiento viene gestándose como mínimo desde mediados de los años noventa.

El próximo año la deuda pública española alcanzará el 100% de PIB, ¿cómo hemos llegado hasta aquí? ¿Es un techo, puede seguir aumentando, hay algún punto de no retorno?

Si el origen del endeudamiento fue sobre todo el comportamiento de empresas y bancos, una vez que la situación se vuelve crítica los gobiernos de Zapatero y Rajoy comienzan a traspasar deuda privada, sobre todo del sector financiero, al Estado. Este trasvase, junto con los efectos lógicos de la crisis económica (incremento del gasto en subsidios de desempleo, por ejemplo, pero sobre todo la brutal caída de los ingresos públicos), deterioran a gran velocidad unas cuentas públicas que hasta entonces estaban muy saneadas: si en 2007 la deuda pública sobre el PIB era de aproximadamente el 44%, en 2011 ya suponía más del 77%.

Si el curso de las cosas no se altera -la recesión se profundiza y la recaudación fiscal sigue hundiéndose, seguimos inyectando recursos públicos al sector financiero privado, etc-, por muchos recortes de gasto público que se acometan las cuentas del Estado seguirán deteriorándose irremediablemente. Aunque el origen del problema no fue el endeudamiento público, ahora mismo la situación fiscal ya sí es problemática y seguirá empeorando. Con las graves consecuencias que ello conlleva: pensemos por ejemplo que los recientemente aprobados presupuestos para 2014 ya prevén gastar del orden de un 25% más de recursos públicos en abonar intereses de deuda pública (36.590 millones de euros), que en financiar subsidios de desempleo (26.696 millones). Leer más de esta entrada

Boletín Nº 8, Octubre 2013

Semana de acción global sobre Deuda

Semana de acción global sobre Deuda y las Instituciones Financieras Internacionales

.

Pronunciamiento por la semana de acción global sobre Deuda y las Instituciones Financieras Internacionales, 2013

El pago de la deuda, la evasión fiscal y la fuga de capitales son factores que están empobreciendo a nuestra gente en beneficio del enriquecimiento de unos cuantos. Se transfieren recursos del Sur hacia el Norte, de los marginalizados hacia los poderosos, del 99% al 1%. Como consecuencia de los impactos y la crisis que este sistema financiero genera, se devasta la vida y sustento de cientos de millones de personas.

Los acreedores con prácticas irresponsables y abusivas están protegidos frente a los impactos de una crisis de deuda que ellos mismos ocasionaron, mientras que la gente que no tuvo nada que ver con los préstamos es quien ahora paga el precio. El sistema de financiamiento irresponsable y abusivo, así como los rescates bancarios, han incrementado las inequidades y han socavado la democracia en cada rincón del mundo.

Este sistema debe llegar a su fin, como un paso hacia una verdadera democracia, una mayor equidad y el cumplimiento de los derechos humanos básicos.

Conformamos un movimiento mundial, que apoya a los ciudadanos de todo el mundo, demandando:

  • Auditorías públicas o ciudadanas para determinar si las deudas son ilegítimas;
  • Repudio y cancelación de la deuda ilegítima e insostenible;
  • Poner fin a la imposición de soluciones a la crisis de deuda, orientadas a los intereses de los propios acreedores, como los bancos y el FMI;
  • Un sistema fiscal justo y progresivo;
  • Prácticas de endeudamiento y administración de la deuda pública que garanticen la participación ciudadana y transparencia;
  • Un gasto público que priorice las necesidades esenciales y un cambio hacia un camino de desarrollo sustentable y equitativo;
  • Transformación del sistema financiero, para prevenir la continua generación de crisis de deuda.

No es nuestra deuda
Semana global de acción contra la deuda ilegítima, 8 a 15 octubre 2013

Mientras los prestamistas más poderosos del mundo se reúnen en Washington en las reuniones anuales del Banco Mundial y el FMI , los pueblos nos unimos para enviar un mensaje claro:

Sus deudas injustas no son nuestras deudas!

Desde América Latina hasta África y Asia, de Europa a América del Norte, vivimos el daño y el sufrimiento causado por deudas ilegítimas e insostenibles.

En un mundo donde los deudores son castigados y los acreedores tienen la última palabra, les decimos a los acreedores: asumid vosotros las responsabilidades!

Queremos soluciones a esta crisis centradas en las personas, no falsas soluciones impuestas por los acreedores desde arriba.

Durante la Semana de la Deuda, movimientos globales y locales nos queremos unir, de formas creativas y diversas, en muchas lenguas diferentes, en un sólo reclamo: “No es nuestra deuda”

No es nuestra deuda cuando no la creamos.
No es nuestra deuda cuando no fuimos consultados.
No es nuestra deuda cuando nuestros derechos fundamentales son violados para pagarla.

Sus deudas injustas no son nuestras deudas!

Actúa:
Durante la semana internacional de la deuda, del 8-15 de octubre, hacemos un llamado a las personas de todo el mundo a solidarizarse y gritar “No es nuestra deuda”.
Os invitamos a uniros y enviar un mensaje de por qué creéis que una deuda en particular no es nuestra deuda o no se debe pagar.

1 ) Escribe en un pedazo de papel, una pizarra o similar, por qué piensas que una deuda en particular “no es nuestra deuda ” o “no se debe pagar”. Por ejemplo:
- #NoEsNuestraDeuda si pagándola se pone en peligro la sanidad … la vida antes que la deuda!
-  #NoEsNuestraDeuda si el dinero fue prestado para comprar armas
-  #NoEsNuestraDeuda si sirve para salvar a bancos irresponsables

2 ) Haceros una foto con el mensaje en una hoja de papel o pizarra. Podéis ver algunso ejemplos en:
http://www.flickr.com/photos/101919…

3 ) Cualga tu foto en Twitter, Facebook o Instagram, con tu mensaje y con el hashtag #NoEsNuestraDeuda y #notourdebt (Es muy importante que pongáis el hashtag en inglés, además de en vuestra lengua original). Ejemplo : https://twitter.com/tkjones3434/sta…

4 ) Si has utilizado el hashtag #notourdebt el mensaje y la imagen aparecerá automáticamente en:
http://tagboard.com/notourdebt

Esperamos así recopilar fotos de todo el mundo para mostrar que el rechazo a las deudas injustas e ilegítimas es global

Si no puedes hacerte una foto, puedes participar simplemente escribiendo un mensaje en Twitter y / o Facebook con el hashtag #notourdebt

Si no puedes enviar tu foto a Twitter o Facebook , puedes enviarla a info@jubileedebtcampaign.org.uk y Jubilee Reino Unido la publicará por ti.

Por favor, ayúdanos a hacer de esta acción un grito global contra la deuda, compartiéndo este mensaje con tus amigos y amigas en todo el mundo.

Ya ha empezado el entierro de la crisis

Está muy viva, pero ya suena el réquiem por ella.

Y cuando algunos datos macroeconómicos lo confirmen, pasaremos página y habremos perdido entre 30 y 40 años en derechos y salarios.

.

El curso ha comenzado y se nota que el gabinete de propaganda gubernamental ha hecho sus deberes en verano. Ha puesto en rodaje un completo argumentario de obligado cumplimiento para el gobierno y todos los portavoces de su partido con el objetivo de enterrar la crisis. Viva o muerta…, pero hay que enterrarla.

Ya desde el arranque de este curso vemos que el gobierno ve algo que nadie ve. Pero decididos una vez más a maquillar la realidad nos anuncian que la crisis ha terminado. Los medios empiezan a hacerse eco de ello, lo irán publicando cada vez más, nos contarán que “nuestras” empresas vuelven a exportar nuestra tecnología punta, fregonas y llaves inglesas, y con gran alborozo celebrarán la “salida del túnel”. Leer más de esta entrada